La Rapsodia de las teclas

Sugerencia para acompañar el texto: http://www.youtube.com/watch?v=goeOUTRy2es

Debías vencer los miedos, vaciar la cabeza de tanta idea preconcebida, despojarte de todos y cada uno de los arquetipos que se habían adueñado de ti y simplemente hacer eso: golpear las teclas. Te pedí que desterrases la idea romántica del oficio, derivada de los rastros dejados por novelas y películas. Te pedí que volvieses a hacerlo, que no te rindieses. Que te dedicases a golpear las teclas, sin más.

—    ¿Quieres escribir? — te pregunté un día— Pues no esperes: ¡Hazlo ya, maldita sea!

Ese fue el conjuro para desbloquearte. A partir de ese momento, volví a verte escribiendo como hacía mucho. Como antes de que dejases de creer que podías. Se te envenenó la sangre de nuevo con el mismo bebedizo que un día me diste a probar.

Cuando me detenía a esperar la idea, a veces se negaba a dejarse ver, pero si comenzaba a escribir, le costaba más esquivarme. Así me lancé a ejecutar la Rapsodia de las teclas. Antes o después llegará la idea. Seducida, embrujada por la cadencia del golpeteo que la haría bailar. Se acercaría conjurada por el ritmo, como lo hacían las ratas de Hamelín.

Así estuvimos muchas veces: Bloqueados. Sí, tú y también yo. Tal vez cualquiera que desee hacer de esto su vida: atrapados y paralizados por el miedo a no decir, a que no surjan las ideas, a que no lleguen las palabras o a que, en el caso de surgir, no digan nada.

Tú y yo, dos locos con un mismo objetivo: Escribir. Intentar digerir poco a poco el veneno que tenemos dentro. Magos tirando de un pañuelo infinito. Un pañuelo con el que, una vez agarrado el extremo visible, poder hacer algo magnífico, sorprendente.

Solos, sin público. Sabemos que aún estamos aprendiendo. Que en esto siempre se está aprendiendo. Pero que poco importa que para algunos sea poco realista o lo consideren un mero entretenimiento carente de viabilidad. El mago necesita de público para dotar de sentido su magia; nosotros sabíamos que escribir no tenía sentido si nadie leía nuestras palabras.  Pero que al igual que el mago no puede dejar de practicar para mejorar la habilidad de sus manos, nosotros debíamos seguir escribiendo hasta lograr la maestría suficiente.

Pero si, llegado el momento, no se escucha el aplauso, no te rindas. Nada importa cuando estás haciendo lo que deseas hacer. Solo es cuestión de seguir trabajando.

Bastó el pensamiento fugaz de que la sequía permaneciese, de que nunca más tuviese nada que decir ni que contar, para que me lanzase de forma enfermiza a tejer con lo que tenía más a mano, con palabras antiguas, deshilachadas y raídas, esperando que, en algún momento, viniesen a encontrar su espacio las nuevas. Las que son capaces de provocar emociones, las que danzarían al ritmo de mis latidos dibujando las imágenes que de uno u otro modo quería compartir.

Tal vez tardarán en llegar, pero el tiempo no debería ser un problema, porque no quiero hacer otra cosa que escribir y las obligaré a venir, aunque sea de forma despiadada, aunque sea a golpes. A golpe de teclas.

Anuncios

Acerca de toyallabata

No sé si importa demasiado quién soy, pero si acaso diré que soy una persona inquieta y con ganas de comunicar. Me preparé para ser Decoradora de interiores y ejercí como tal durante unos años. Luego la vida se complicó un poco. Tres hijas, aún pequeñas entonces, un marido que viajaba continuamente y un cambio de ciudad complicaron la vuelta al mundo laboral. En algún momento decidí intentar reinventarme y en ello sigo. Estoy aquí por mi necesidad insaciable de comunicarme, de expresarme y de compartir ideas. Y porque adoro escribir, pero no solo de cuentos e historias vive el hombre.

2 Respuestas a “La Rapsodia de las teclas

  1. Me encanta el texto que has escrito! Hay algún aspecto en el que me puedo sentir identificado… Comparto el mensaje de reto que hay detrás de las lineas escritas…
    Enhorabuena! 🙂

    Me gusta

    • Supongo que cualquiera que le guste escribir habrá sentido alguna vez esa sensación de atasco… Y al final, si es lo que deseas, no queda otra que seguir escribiendo hasta que las musas no tengan más remedio que acercarse a traer palabras 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

abril 2013
L M X J V S D
    May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
El País de las Hadas by Isabel Jiménez

.....pequeñas historias...

Ficcionario de Javinac

Historias que nacieron para ser contadas

AUTOPSIA

____________________"Ver por los propios ojos"________Miguel Lorente Acosta______

Singularette

No solo soltera, sino singular

unmaldiaparaelpezplatano

Cuentos, microcuentos y cosas todavía más pequeñas

Como Ser Vegano

...sin morir en el intento

joseluisafan

Una ensalada de poemas, relatos, cuentos y escritos varios. Descubrí que podía escribir y desde entonces le escribo... quizás un día lo lea ...

Proyecto "Madres"

Desde "La Habitación de Lucía" queremos dar voz a todas las madres de hijos con diversidad funcional.

Te Conozco Bacalao

Un lugar para la diversión

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

Cardiopatía poética

Cada palabra un latido, el silencio entre latidos otra palabra. Un blog de Miguel Lorente Acosta

Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación

Porque cada vez somos más los que queremos cambios y un mundo mucho mejor

Enric Ochoa-Prieto

Pensadlo, y luego olvidadlo.

TORMENTAS DE TINTA

Un blog para soñar, un blog para pensar, un blog para vivir...

A %d blogueros les gusta esto: