No me vendas soluciones, dame la mano

08092501

Sé que tengo que seguir evolucionando durante el resto de mi vida, pero hay una premisa que es imprescindible admitir para poder crecer como ser humano: Aceptar que la duda forma parte del lote. Entender que en muchas ocasiones tendré que cuestionarme incluso mis más pequeñas certezas.

Desde hace algún tiempo está de moda eso de la visualización positiva, los libros de autoayuda, y han surgido todo tipo de vendedores (con todos los respetos) con más o menos fortuna de eso a lo que llamaremos felicidad. Estamos muy perdidos… ¡Vaya que sí!

2010101571autoayuda_int

Empecemos por el principio, por la madre del cordero: ¿Qué es felicidad? ¿Puede alcanzarse? ¡Venga, no nos engañemos! Para empezar, me cuestiono si tal cosa existe. Es un término demasiado abstracto. ¿No crees?

En todo caso preferiría hablar de equilibrio emocional  —más o menos estable y con cierta continuidad temporal, a ser posible— como el concepto más cercano a eso que hemos dado en llamar felicidad. Algo a lo que, en el fondo, todos aspiramos aún admitiendo de antemano que tal cosa no existe. Momentos felices o amables, sí, por supuesto ¿Felicidad en términos absolutos? Pues me temo que no, amigo. A no ser que tengas un conformismo a prueba de catástrofes nucleares o un cociente intelectual tipo ameba.

No hay libro, ni pastilla, ni corriente intelectual, ni filósofo sesudísimo, ni gurú, ni religión que pueda vender lo que no existe. Salvo que, repito, tengas un cerebro mononeuronal o estés estupendamente programado (modo ironía: ON) y por tanto incapacitado hasta para concebir dudas.

Venga no te me vengas abajo, eso no son malas noticias. Esa capacidad que tenemos para sentirnos insatisfechos, tristes, nerviosos, irritables o para cuestionarlo todo, desde lo aprendido hasta incluso nuestras propias certezas (¿?), nos permite evolucionar.

El que diga que está en posesión de alguna fórmula mágica, miente cual bellaco. Vale, tampoco quiero parecer dogmática, solo es mi opinión y como tal la expongo. Luego os podéis tirar a degüello. Lo único que pretendo hoy es generar dudas. Sacudir conciencias y certezas.

Si digo que miente es porque nadie, absolutamente nadie (perdón por el término “absolutamente”) debería elevar a la categoría de incuestionable nada. Y no es necesario que llegue alguien externo a enmendarte la plana. Puede que incluso lo hagas solito: tu verdad de hoy puede ser tu duda o tu desengaño de mañana.

Si alguien viene a decirnos que todo depende de nosotros y de nuestra actitud frente a los conflictos, que el ser feliz y el equilibrio emocional es una elección y todas esas zarandajas, podemos llegar a la conclusión de que la solución está en nuestras manos. Pero entonces creeremos también que si somos incapaces de resolver nuestros conflictos y de alcanzar ese estado de gracia es porque somos unos absolutos inútiles y entonces vamos a frustrarnos. Eso lejos de ayudarnos, duele y bloquea. Vamos a ver… No todo está en nuestras manos. Una parte sí, pero no estamos solos: Interactuamos.

Somos seres sociales y por tanto estamos “condenados” a relacionarnos con otros. Hay agentes externos que nos van a desequilibrar. Pero es que aún en el caso de que te conviertas en eremita y te metas en una cueva, no vas a encontrar “la felicidad”. Simplemente porque tal cosa no existe.

Lo que puede que nos ayude es el aceptar que somos seres incompletos, insatisfechos permanentes, que sufrimos desequilibrios emocionales porque somos saquitos de hormonas con patas y que eso no nos hace ni más pequeños ni más incapaces. En todo caso, aceptar eso, nos hace más capaces de entender que no hay fórmulas milagro, porque da igual los años que tengas o la experiencia que hayas adquirido por el camino: como seres emocionales siempre estaremos al borde o muy cerquita del abismo. Y tenemos que convivir con eso, y admitirlo es utilizarlo en nuestro favor.

Ninguno de nosotros necesita en momentos de crisis una teoría, sino serenidad y un abrazo. Las conclusiones ya vendrán después y es posible que para cada uno de los implicados sean distintas.

En el fondo somos muy simples (lo de saquitos de hormonas con patas ¿recuerdas?) y cada uno debe encontrar sus conclusiones y aprender a utilizar las herramientas que le son válidas, o inventarlas incluso, si ninguna de las que tiene a mano le vale. Por mucho que nos empeñemos y por muy buena voluntad que pongamos, las prestadas solo nos llevan a arreglos chapuzas. Aprendamos a relajarnos, a hablar desde la serenidad siempre que sea posible ¿Qué no es fácil? Por supuesto que no, pero para eso tenemos la capacidad de aprender. Y además los parches emocionales se despegan con una facilidad pasmosa.

Acéptalo: Vas a pasarte el resto de tu vida aprendiendo a vivir y equivocándote, pero no lo veas como algo traumático. Hacer lo que ya se domina acaba por ser monótono, y nadie quiere una vida aburrida, así que asumamos que el vértigo que representa vivir hace que valga la pena y que nunca terminaremos de dominar la técnica.

No temamos equivocarnos. Tengamos miedo a ser incapaces de admitir que nos hemos equivocado. Porque sin ese reconocimiento, no hay evolución posible.

tomados de la mano

Anuncios

Acerca de toyallabata

No sé si importa demasiado quién soy, pero si acaso diré que soy una persona inquieta y con ganas de comunicar. Me preparé para ser Decoradora de interiores y ejercí como tal durante unos años. Luego la vida se complicó un poco. Tres hijas, aún pequeñas entonces, un marido que viajaba continuamente y un cambio de ciudad complicaron la vuelta al mundo laboral. En algún momento decidí intentar reinventarme y en ello sigo. Estoy aquí por mi necesidad insaciable de comunicarme, de expresarme y de compartir ideas. Y porque adoro escribir, pero no solo de cuentos e historias vive el hombre.

5 Respuestas a “No me vendas soluciones, dame la mano

  1. Estoy totalmente de acuerdo con la entrada. Hay un libro llamado “La Trampa de la Felicidad” de Russ Harris en donde explica justo eso; una persona normal y saludable tiene que vivir todo tipo de sentimientos por más que sean negativos (tristeza, dolor, enojo) para tener una vida completa y sana. Muchas personas intentan bloquearlos y no vivirlos/sentirlos por esa idea utópica de querer ser siempre felices.

    También creo que es importante que no nos encerremos en nuestras ideas y busquemos ejercitar la mente, cuestionando, aprendiendo, considerando cosas que no se te habían ocurrido antes.

    Al final te das cuenta que todo en la vida será aprendizaje y como lo mencionaste, si fuera fácil sería monótono y si fuera monótono sería aburrido.

    Por último te dejo la liga a la entrada de un blog que puede relacionarse un poco con el tema y que, en lo personal, me hizo entender un término que no conocía; mindfulness (no estoy segura de la traducción correcta al Español). http://donmilden.wordpress.com/2013/02/24/mental-health-mindfulness/

    Saludos

    Me gusta

    • Muchas gracias por tus comentarios, gabmurillo.
      Conocí lo del Mindfulness hace casi dos años. Estuve en una especie de taller de iniciación. La verdad es que luego no interioricé en el tema, pero me pareció una “técnica” muy interesante. El libro al que haces referencia no lo conozco, pero lo voy a mirar.
      Todo es absurdo cuando andas buscando algo que no existe ¿no es cierto?
      No sé si conoces este poema, pero si no es así, léelo despacito. Ya me dirás que te parece:
      http://www.pixelteca.com/rapsodas/kavafis/itaca.html

      Me gusta

  2. Que puedo decir. Pues me he puesto a dudar sobre si existe la felicidad en si. O es ese equilibrio de emociones que se tiene en la vida. Lo que me ha gustado: “Acéptalo: Vas a pasarte el resto de tu vida aprendiendo a vivir y equivocándote, pero no lo veas como algo traumático”. Uno siempre lo ve así… se trauma por no mantener una vida correcta y sin altibajos… creo que hay que cambiar eso!

    Me gusta

    • C’est la vie! , que dicen los franceses.
      Me temo Rony que andamos algo desnortados todos porque nos pasamos la vida persiguiendo una quimera. El error es no asumirlo y seguir esperando que algún día todo irá mejor en lugar de pensar que los pequeños instantes es todo lo que tenemos y deberíamos exprimirlos al máximo.
      Un saludo y muchísimas gracias por comentar. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

mayo 2013
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
El País de las Hadas by Isabel Jiménez

.....pequeñas historias...

Ficcionario de Javinac

Historias que nacieron para ser contadas

AUTOPSIA

____________________"Ver por los propios ojos"________Miguel Lorente Acosta______

Singularette

No solo soltera, sino singular

unmaldiaparaelpezplatano

Cuentos, microcuentos y cosas todavía más pequeñas

Como Ser Vegano

...sin morir en el intento

joseluisafan

Una ensalada de poemas, relatos, cuentos y escritos varios. Descubrí que podía escribir y desde entonces le escribo... quizás un día lo lea ...

Te Conozco Bacalao

Un lugar para la diversión

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

Cardiopatía poética

Cada palabra un latido, el silencio entre latidos otra palabra. Un blog de Miguel Lorente Acosta

Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación

Porque cada vez somos más los que queremos cambios y un mundo mucho mejor

Enric Ochoa-Prieto

Pensadlo, y luego olvidadlo.

TORMENTAS DE TINTA

Un blog para soñar, un blog para pensar, un blog para vivir...

A %d blogueros les gusta esto: