No soy optimista…

No soy optimista…

mirar-optimismo

 

Ayer hizo un año que empecé en esta andadura del blog. Pensé que estaría bien escribir algo pero en realidad no tenía nada sobre lo que escribir. Prefiero que sean las ideas quienes me encuentren.  Un post de José Luis Casal (@jlcasal) me ha hecho reflexionar.  Se titula  Perdona, ¿tú eras optimista o positivo?”  Ha hecho que mi engranaje mental se pusiese a trabajar. Y le he dejado…

¿Está sobrevalorado el optimismo? Tras leer lo que él expone, diría que sí. Estoy plenamente de acuerdo en su diferenciación con ser positivo, que es algo muy distinto.

Me considero una persona positiva. Hacer que en cualquier circunstancia sea una buena actitud, alejada en lo posible de la negatividad y el pesimismo la que nos guíe, me parece acertado.

El optimismo, visto desde el prisma que lo hace José Luis, me parece una memez del tamaño de Australia. Una actitud comparable a la del avestruz. Es la negación de la realidad; un comportamiento pueril que aporta muy poco. Pero allá cada cual, ¿no?

Hay una corriente que ha sublimado el optimismo pero no me parece que ese modo de relacionarse con la realidad aporte demasiado. Más bien la disfraza…

Si partimos de la base de que somos seres inteligentes, estaría bien desarrollar todas nuestras capacidades. Soy partidaria de eso a lo que ahora se le llama “mindfulness” (o “Atención Plena”, en el lenguaje de Cervantes), aunque he de confesar que solo lo practico de manera amateur. Observar nuestras emociones nos enriquece y nos permite de paso ser seres más empáticos.

No conozco a nadie que no disfrute de los momentos amables o divertidos, pero conozco a muchas personas que se niegan a sí mismos los momentos dolorosos; incluso los trágicos… Los visten de carnaval, les pintarrajean la cara y “pelillos a la mar”. Es verdad que lo hacen con mayor frivolidad con “las penas” ajenas, pero también lo he visto hacer con las propias. Igual es que soy yo la rara, pero normal, normal, no me parece… Creo que la negación de la realidad es una incapacidad emocional que, de ser una actitud contagiosa, nos llevaría a un mundo absurdo de memos sonrientes, pero huecos.

En el mundo de la interpretación, se considera una virtud el tener muchos registros; no estar encasillado, limitado… El que un actor sea capaz de representar con absoluta credibilidad un texto dramático, profundo, desgarrador incluso, y en otra ocasión haga un deslumbrante despliegue de sus dotes cómicas hace que se le considere un gran actor.

En la vida ocurre algo parecido, ¿no? Me gusta la gente que vibra, que no se oculta ni se trasviste, la que vive o acompaña a otros en los buenos y en los malos momentos, la que se los permite todos y, más importante aún “te los permite”. No considero que sea una buena idea ocultarlos ni disfrazarlos de lo que no son. A esas las considero personas auténticas; creíbles.  Y por supuesto que todo eso puede ir acompañado de una actitud positiva.

Me entusiasma leer, pero no disfruto con los personajes planos y previsibles. Me gustan los complejos porque es eso los que los hace verosímiles y humanos. La gente de verdad ríe, llora, se desespera, grita, salta, canta o se deprime. Los seres humanos somos así: Insufrible o deliciosamente complejos, como prefieras, pero poliédricos.

Una actitud positiva ayuda a que los estados de ánimo sean canalizados o reconducidos de manera proactiva. El optimismo a ultranza es, visto así, una especie de mutilación. Una “incapacidad” por decirlo de algún modo. Agradable para el entorno si queréis, pero incapacidad al fin y al cabo.

A veces se nos queda grabado un comentario que podría haber resultado intrascendente. Hace unos meses, escuché a una amiga decirle a alguien: “Eres una persona con muchos registros”. Me pareció  uno de los piropos más bonitos que había oído nunca. ¿No es eso estar vivo de verdad? ¿Quién no querría que le dijesen algo así?

Tenemos una vida. Debería ser suficiente si prestamos atención a todo lo que sucede. Saltando los charcos, disfrutando de los buenos momentos, pero permitiéndonos todos. Los chungos, también… Tal vez las gafas rosas no deban llevarse siempre, salvo que solo quieras vivir una parte, salvo que te conformes con una vida mutilada.

Defiendo el positivismo, por supuesto que sí, pero todo merece ser vivido. Tal vez sin drama, sin juzgar lo que sentimos como “bueno o malo”, como “positivo o negativo”, pero permitirnos la tristeza, la rabia o el dolor también nos enriquece, ¿no crees?

La vida te va a dar las oportunidades, pero eres tú quien las gestiona. No voy a desear que tengas una vida fácil y completamente feliz. Te deseo una vida plena.  Aumenta tus “registros” y ¡vívelo todo!
Brain

Anuncios

Acerca de toyallabata

No sé si importa demasiado quién soy, pero si acaso diré que soy una persona inquieta y con ganas de comunicar. Me preparé para ser Decoradora de interiores y ejercí como tal durante unos años. Luego la vida se complicó un poco. Tres hijas, aún pequeñas entonces, un marido que viajaba continuamente y un cambio de ciudad complicaron la vuelta al mundo laboral. En algún momento decidí intentar reinventarme y en ello sigo. Estoy aquí por mi necesidad insaciable de comunicarme, de expresarme y de compartir ideas. Y porque adoro escribir, pero no solo de cuentos e historias vive el hombre.

2 Respuestas a “No soy optimista…

  1. La espera ha merecido la pena 🙂

    Estoy completamente de acuerdo. Tanto pesimismo como optimismo, vividos de una manera extrema, son visiones que falsifican la realidad, la cual ha de ser vivida tal y como viene, siendo conscientes de cómo realmente es y actuando en consecuenca. Aunque, por supuesto, un poco de positividad siempre ayuda.

    El drama y el sufrimiento son elementos tan inseparables de la realidad como necesarios, y como tales deben ser experimentados. Negarlos o ignorarlos sería negar la vida misma. Otra cosa es dejarnos influir sobremanera por los altibajos que la vida nos traiga, para lo que tanto mindfulness como budismo ofrecen soluciones.

    Me encanta eso que dices en el final de no desear una vida completamente fácil y feliz, sino plena. No se puede ser feliz sin haber conocido antes la infelicidad. Por otra parte, ¡qué aburrida seria una vida fácil y feliz!

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario, El Buda Curioso. Si del Mindfulness tengo conocimientos precarios, ¡no te digo nada del budismo! En cualquier caso creo que cualquier opción es válida excepto la de la negación de la realidad.
      Espero ir adquiriendo algún conocimiento más sobre el budismo, porque si algo soy, es curiosa. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

abril 2014
L M X J V S D
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
El País de las Hadas by Isabel Jiménez

.....pequeñas historias...

Ficcionario de Javinac

Historias que nacieron para ser contadas

AUTOPSIA

____________________"Ver por los propios ojos"________Miguel Lorente Acosta______

Singularette

No solo soltera, sino singular

unmaldiaparaelpezplatano

Cuentos, microcuentos y cosas todavía más pequeñas

Como Ser Vegano

...sin morir en el intento

joseluisafan

Una ensalada de poemas, relatos, cuentos y escritos varios. Descubrí que podía escribir y desde entonces le escribo... quizás un día lo lea ...

Te Conozco Bacalao

Un lugar para la diversión

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

Cardiopatía poética

Cada palabra un latido, el silencio entre latidos otra palabra. Un blog de Miguel Lorente Acosta

Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación

Porque cada vez somos más los que queremos cambios y un mundo mucho mejor

Enric Ochoa-Prieto

Pensadlo, y luego olvidadlo.

A %d blogueros les gusta esto: