La poliédrica verdad

 

justicia_by_hardriff-d53mj38

 

Hace unos días tuve el “dudoso privilegio” de estar presente en un juicio. Digo dudoso, porque aunque fue una experiencia enriquecedora  ver como se dirimen las cuestiones en ese ámbito, también me llevó a hacer algunas reflexiones  complejas sobre la verdad, el comportamiento humano y sobre nuestras emociones y actuaciones.

Podemos extrapolar lo que voy a decir al mundo más allá del litigio jurídico:
La persona a quién se juzga, independientemente de que a posteriori se le declare inocente, vive en un estado que resulta difícil de imaginar. El ser acusado implica, para empezar, ser “sospechoso” de aquello de lo que se le ha acusado, pero es que incluso —y he ahí la paradoja— en muchos casos, esa sospecha continuará más allá de la declaración de inocencia. La situación que deriva de ser acusado es un daño moral y emocional que sería difícil de cuantificar porque, la sospecha, será algo que difícilmente morirá  con la sentencia, aun siendo absolutoria. Todos hemos oído aquello de:

“difama, que algo queda”

pero es que, lamentablemente, esa es la realidad.

No voy a hablar de la posible manipulación de la verdad por parte de quien acusa ni voy a poner en duda sus argumentos, porque tampoco quiero entrar en explicar los detalles de ese juicio en particular al que asistí, sino que voy a intentar ir un paso más allá.

La verdad, como todo en esta vida, es relativa. Un amigo me dijo un día: Piensa que lo que para mí puede ser “la verdad”, tal vez no lo sea para ti. He vuelto muchas veces a esa idea, porque me parece una interesante manera de intentar entender al otro. Y porque mi verdad siempre parte de la información de la que dispongo de modo que, aunque obre de buena fe, puedo no tener toda la información necesaria para determinar el grado de consistencia de “mi verdad”.

Casualmente he estado leyendo estos días “La verdad sobre el caso Harry Quebert”. Una novela en el que queda patente que cuando no se posee toda la información, es fácil encontrarse con multitud de verdades que se van relevando unas a otras y cada vez se presentan como una verdad definitiva.

Por otro lado hay muchos factores que pueden influir en la manera en que percibimos algo. Me explico…  Confucio decía:

“No vemos las cosas como son. Vemos las cosas, como somos”

Muchas veces la narración de un mismo hecho puede ser diametralmente opuesta dependiendo de quién la exponga, porque el hecho tenderá siempre a ser presentado desde la interpretación y desde las experiencias  vividas por el observador y/o narrador, que indudablemente habrán ido conformando su manera de percibir un hecho.

En el caso del juicio al que me he referido, los mismos hechos presentados por la acusación era una “verdad” solo tangente a la “verdad” de la defensa. Había un punto en el que convergían, pero  ahí es misión del juez —en ese caso—dilucidar si ese punto de convergencia puede ser considerado o no delito. Pero, ¿que ocurre en la vida de a pie? ¿Tenemos conocimiento suficiente de todas las realidades antes de emitir un juicio? Me temo que en la mayoría de las ocasiones lo hacemos desde un conocimiento parcial.

No voy a hablar aquí ni los hechos, ni de la consistencia de las argumentaciones presentadas por ambas partes en el juicio; muchísimo menos explicar aquí mis impresiones personales sobre una experiencia judicial, la actuación del abogado de la acusación, de la defensa  o del fiscal , sino invitar a quien está leyendo a una reflexión sobre las múltiples caras de la verdad. La verdad suele presentarse de manera poliédrica y dependerá del punto de observación para que la veamos de uno u otro modo.

Dando vueltas a este asunto de la verdad, en algún momento pensé en ella como en un árbol cubierto de chupones. Esa parte que no sólo no le aporta nada al árbol, sino que además le resta presencia  y vigor al árbol. Sería el equivalente a esos comentarios personales con los que “adornamos” cualquier narración de unos hechos aunque lo hagamos de manera inconsciente. Narramos la “verdad” que percibimos desde quienes somos. Las experiencias personales condicionan nuestra capacidad para ver o exponer una  verdad “desnuda” para entendernos.

Hago hincapié también en el hecho de que, en un juicio, cada parte —acusación y defensa—  tienen su tiempo, durante el cuál pueden exponer su visión o interpretación de los hechos. El juez les escucha a ambos. Los presentes no tienen posibilidad de interrumpir o intervenir salvo que se les requiera para hacerlo. Sólo observan, escuchan y callan. En la vida raramente es así.

En algún sitio leí hace poco:

“El problema es que no escuchamos para entender, sino que escuchamos para responder”

Somos muy dados a actuar de ese modo. Creo que entender esto, que es así como solemos actuar, es fundamental si quisiéramos mejorar nuestra manera de escuchar.

En realidad no importa mucho que seamos parte implicada directamente o no en una cuestión: Tendemos a sacar conclusiones y a emitir juicios y, aunque eso es muy natural, el problema es que la mayoría de las veces lo hacemos de manera precipitada y no ya desde la  exposición completa de unos hechos sino desde esa verdad subjetiva de quien nos lo ha contado y desde nuestra propia interpretación de esa verdad, condicionada a su vez por nuestras propias vivencias.

Y una vez más, mi intención no era dar respuestas, sino invitar a quien quiera a reflexionar un poco sobre un tema tan espinoso como es el análisis de la verdad y el de la difamación.

Anuncios

Acerca de toyallabata

No sé si importa demasiado quién soy, pero si acaso diré que soy una persona inquieta y con ganas de comunicar. Me preparé para ser Decoradora de interiores y ejercí como tal durante unos años. Luego la vida se complicó un poco. Tres hijas, aún pequeñas entonces, un marido que viajaba continuamente y un cambio de ciudad complicaron la vuelta al mundo laboral. En algún momento decidí intentar reinventarme y en ello sigo. Estoy aquí por mi necesidad insaciable de comunicarme, de expresarme y de compartir ideas. Y porque adoro escribir, pero no solo de cuentos e historias vive el hombre.

7 Respuestas a “La poliédrica verdad

  1. La verdad muchas veces es como una obra de arte moderno que nadie ve lo mismo,por eso yo soy de los de ponerse en el lugar de el otro y de sus circunstancias y después de pensar un poco, que hubiéramos hecho nosotros en su lugar, doy mi opinión ,porque las opiniones son como las personas cada uno tiene la suya,y cada uno cree que la suya es la verdadera, es como la religión que cada uno cree que la suya es la única y verdadera.
    Por eso la verdad siempre es relativa llena de muchas visiones.

    Me gusta

  2. Da gusto parar a leer tus reflexiones. Escribes como los ángeles

    Me gusta

  3. la flaca

    Genial reflexión sobre la verdad amiga. Qué bien escribes!!

    Me gusta

  4. Y Olé!

    Un tema complicado e interesante el de la subjetividad/objetividad de la verdad.

    Por cierto, vaya perla de frase ““El problema es que no escuchamos para entender, sino que escuchamos para responder” 🙂

    Un abrazo,
    Antonio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

junio 2014
L M X J V S D
« May   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
El País de las Hadas by Isabel Jiménez

.....pequeñas historias...

Ficcionario de Javinac

Historias que nacieron para ser contadas

AUTOPSIA

____________________"Ver por los propios ojos"________Miguel Lorente Acosta______

Singularette

No solo soltera, sino singular

unmaldiaparaelpezplatano

Cuentos, microcuentos y cosas todavía más pequeñas

Como Ser Vegano

...sin morir en el intento

joseluisafan

Una ensalada de poemas, relatos, cuentos y escritos varios. Descubrí que podía escribir y desde entonces le escribo... quizás un día lo lea ...

Te Conozco Bacalao

Un lugar para la diversión

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

Cardiopatía poética

Cada palabra un latido, el silencio entre latidos otra palabra. Un blog de Miguel Lorente Acosta

Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación

Porque cada vez somos más los que queremos cambios y un mundo mucho mejor

Enric Ochoa-Prieto

Pensadlo, y luego olvidadlo.

A %d blogueros les gusta esto: