Miradas


mirada2 (2)

Cuando me surgen preguntas de manera inconsciente, intento encontrar respuestas desde la intuición, más que desde la razón. Hoy me he acordado de un famoso cuento de Nasrudín que compartí hace algún tiempo.

Todos buscamos respuestas. Tal vez no todo el mundo se haga las mismas preguntas, es verdad. Por otro lado, aunque resultase que sí, es poco probable que hallasen las mismas o, ni tan siquiera, similares.

Hoy me pregunto con que grado de autenticidad somos capaces de mostrarnos, no ya a otros, sino incluso a nosotros mismos. Quien más y quien menos se ha puesto un traje, con suerte, elegido y hecho por él mismo y a su medida pero, con demasiada frecuencia, el que considera que le hace resaltar sus rasgos más favorecedores: aquellos que muestran su mejor aspecto de cara a los demás e incluso a sí mismo (e incluso adaptado a la moda más demandada).

Nos hemos ido estandarizado de tal modo que en algún momento, suponiendo que nos mirásemos a ese espejo interno que nos muestra sin piedad alguna, tal vez nos cueste reconocernos, sentirnos cómodos en nuestra propia piel,  genuinos, auténticos… ¿O son dudas sólo me asaltan a mí?
Recuerdo aquellos versos de Becquer, que dicen: “que el alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada”.

images (1)

 

Y me pregunto…

¿Con que frecuencia “nos miramos” o “nos dejamos ver”?

Lo que voy a decir igual suena algo “místico”, pero no lo es:

Creo que la transmisión de información más valiosa, más auténtica de quienes somos ocurre cuando permitimos el “flujo energético” que se produce en la mirada consciente al otro ( o a nosotros mismos).
Hace poco, hablando con un amigo, comentamos que, seguramente, todo lo que era verdaderamente importante saber de alguien, se podría saber a través de la mirada.

images (5)

Quienes me conocen saben que soy devota de la palabra; es cierto, pero también creo que muchas veces, la información por vía verbal puede resultar confusa o insuficiente. No siempre se encuentran las palabras adecuadas y, por otro lado, para que ocurra la “magia” comunicativa, tanto emisor como receptor han de estar sintonizados en la misma frecuencia en el preciso instante en que ocurre el intercambio de mensajes.
miradas-haiti_001 (2)

Seguramente habréis visto ya un vídeo que andaba por las redes. Por si es que no, lo recupero: Dos personas frente a frente, mirándose a los ojos. Silencio absoluto. ¿Nada más?… Creo que TODO.

¿Que tal si nos detenemos? Vamos con tantas prisas que le dedicamos poco tiempo a lo verdaderamente importante: Desnudarnos. ¡Venga! ¿Por qué no? Probemos a desvestirnos de frases hechas, de lugares comunes, de disfraces; probemos a dejar a un lado los convencionalismos, los prejuicios y, simplemente, adentrarnos en la mirada del otro. O en la propia, mirando a nuestro interior, pero, ¡ojo!… mires donde mires, sea dentro o fuera, hay que hacerlo sin juzgar. Esto último ya es el “más difícil todavía”, el “abracadabra”, es “rizar el rizo”, pero se puede… Incluso, me atrevería a decir que “se debe”.

«Tal vez quien no se asoma a otros ojos esconde su “alma”, o carece de interés por la ajena»

mirada2 (2)     images (2)  mirada3    _marga_47e84ea8 (1)

Añado un regalo de última hora, que me ha hecho mi amiga Ana Carmen Moruga y que, ni quiero, ni puedo, dejar sin compartir:

Aquello de “conmigo o contra mí”…

bUENOS Y MALOS

No soy la mejor persona del mundo. La peor, tampoco. Seguro que no te importa un pimiento lo que acabo de decir, pero es un hecho… Y un dato nada despreciable según se mire. Cierto grado de “mediocridad”, visto así, tampoco parece tan nefasto, ¿no crees?
Tenemos la (pésima) costumbre de movernos en un mundo de contrastes. De buenos y malos. De blancos y negros. De conmigo o contra mí.

Igual tengo uno de esos días en que me siento cansada, o mayor, o incapaz de enfrentar batallas o enarbolar banderas que percibo ya difusas, lejanas y/o ajenas.

Decidí que ni quiero ni puedo cambiar el mundo. Es una de esas ventajas que otorga cierto grado de madurez, ganada a fuerza de cumplir años y de dejarte la piel en el árido asfalto del día a día. Porque uno empieza por intentar cambiar el mundo y, con el tiempo, se esfuerza porque, al menos, el mundo no le cambie a uno.

A pesar de lo dicho (eso de la madurez), sigo siendo en parte aquella niña de los “por qués” perpetuos, incapaz de comprender demasiadas cosas. Me temo que me moriré con los ojos muy abiertos. De perplejidad.

Había pensado escribir algo del por qué me cuesta identificarme con eso tan actual de #SoyCharlieHebdo, pero hay más. Es fácil dejarse llevar por la indignación de que, a golpe de bala, se callen otras voces. Sí, a mi también me duelen los muertos de París. Cualquier muerte innecesaria e injusta, me duele. Pero me duelen también las de los más de dos mil (¡2.000!), ocurridas en Baga ( Nigeria) a manos de militantes de Boko Haram, en estos mismos días, de las que no he oído nada, y tanto o más injustificadas e innecesarias, si es que alguna puede explicarse. ¿Dónde están los mandatarios portando pancartas de #YoSoyBaga?


CRISTIANOS-QUEMADOS-NIGERIA

Y me duelen también esas personas que hoy se puedan sentir intimidadas o miradas con reticencia porque son de religión islámica y, por ende, sospechosos de terrorismo. O los que son judíos y por lo tanto, partícipes del daño ejercido al pueblo palestino. O… Podría seguir hasta el infinito. Mejor paro.

Muertos
¿De verdad es necesario reducirlo todo a un mundo de blancos y negros, de buenos y malos, de muertos importantes y muertos que no importan a nadie? ¿Dónde dejamos los matices? ¿Dónde la idea de que nadie debería ser engullido por los prejuicios sobre su raza, ideario político, religión o lo que se le antoje a otro? Si se supone que somos seres independientes y no masa informe y que tenemos la capacidad de hablar y de pensar, ¿por qué reducirlo todo a un sí o a un no?

Volviendo al tema de las libertades: ¿La libertad de expresión ( o del tipo que sea) es el “todo vale”? ¿A cualquier precio? ¿”Porque yo lo valgo”? ¿Dónde dejamos entonces todos aquellos valores que defendemos a capa y espada cuando nos agreden a nosotros? ¿Dónde están los límites de la burla y de la mofa? ¿Cuando “lo gracioso” no tiene ni puta gracia? ¿Cuando somos nosotros los afectados? ¿Cuando la victima es relevante o pertenece al primer mundo? ¿Y los otros? ¿Que hacemos con ellos?

Charlie

(Aquí podría haber puesto algunas imágenes de portadas de la famosa revista satírica, pero la mayoría no me hacen ninguna gracia, la verdad)

A los yihadistas les podemos decir que es que tienen que respetar nuestros sentido del humor, no darse por ofendidos y todas esas monsergas, sí… Pero lo que no tiene gracia, no la tiene. Y ¡ojo! no estoy defendiendo en absoluto a quién sea el artífice de las muertes de Paris. De ninguna de las maneras… Pero tampoco quiero elevar a las víctimas a los altares de la libertad de expresión. No. Rotundo. Conmigo que no cuenten.
¿Donde termina tu libertad y empieza la mía o viceversa? ¿ Quién dice que tengo derecho a hacer mofa despiadada de lo que a ti te ofende?
Se me partió el alma viendo el “sembrado de cadáveres” en Nigeria… No había escuchado nada sobre ellos. Muertos que a nadie le importan. La triste realidad.

En serio… No lo entiendo y me temo que no lo voy a entender por mucho que me lo expliquen… He sentido vergüenza ajena viendo a esos mismos políticos que coartan las libertades en los territorios que gobiernan, encabezando manifestaciones en pro de la libertad de expresión por las calles de París. He sentido vergüenza ajena de esos “hombres de Dios” que criminalizan desde sus púlpitos a quienes abortan o tienen una “desviación sexual” y que más tarde son acusados de forzar a menores. Vergüenza ajena de aquellos bancos rescatados con el dinero de todos, a los que no les tiembla el pulso a la hora de desahuciar a aquellos que impagan su hipoteca. (Me gustaría saber si hay algún estudio que relacione los que perdieron sus ahorros con las famosas “Preferentes” y posteriormente han perdido sus casas). Vergüenza por aquellos que defiendes a capa y espada sus derechos, pero no tienen ningún pudor en pisotear los ajenos. Y me da igual de lo que hablemos: política, religión, derechos humanos, animales o del majarash de Kapurthala.

La verdad es que estoy “hasta los mismísimos” de la hipocresía, de la venta de humo en las dosis adecuadas y en el momento oportuno, de falsedades, de profetas y de “harekrishnas”.
Por supuesto, tampoco soy perfecta (¡Dios me libre!), ni intento salvar el mundo, ni quiero que nada de lo que digo se responda con un : “Amén”. Me gusta debatir, que me reten con argumentos contrapuestos a los míos, que lleven al límite mis razonamientos… No tengo miedo a cambiarlos si me convencen otros. Nunca me sentí en posesión de la verdad, pero expongo “mi verdad” (muchas veces, transitoria). Pero tampoco me gusta que me pisen los juanetes, ni que se mofen descaradamente de lo que para mi es importante. Rara que es una, oiga…

Intento que esta parcelita del mundo en la que me ha tocado vivir sea un poco menos extremada, más compasiva, más amable… Aunque no siempre ande sobrada, intento regalar alguna que otra sonrisa (pero no a costa de nadie), acompañar a respirar lento y profundo a quien le falten el aire y los argumentos, (muchas veces encontré, haciendo eso, los míos). Una cierta dosis de lógica en este mundo de locos, sienta bien.

¡Hale! Pues ahora me voy a pintar mandalas e intentar re equilibrar los chackras, que se me han alterado escribiendo estas líneas. Namasté.

 

mandalas

 

chakras-low

enero 2015
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
El País de las Hadas by Isabel Jiménez

.....pequeñas historias...

Ficcionario de Javinac

Historias que nacieron para ser contadas

AUTOPSIA

____________________"Ver por los propios ojos"________Miguel Lorente Acosta______

Singularette

No solo soltera, sino singular

unmaldiaparaelpezplatano

Cuentos, microcuentos y cosas todavía más pequeñas

Como Ser Vegano

...sin morir en el intento

felipegomezrivas.wordpress.com/

¿buenas o malas? que más da, son las nuestras.

joseluisafan

Una ensalada de poemas, relatos, cuentos y escritos varios. Descubrí que podía escribir y desde entonces le escribo... quizás un día lo lea ...

Proyecto "Madres"

Desde "La Habitación de Lucía" queremos dar voz a todas las madres de hijos con diversidad funcional.

Te Conozco Bacalao

Un lugar para la diversión

buensalvaje

Desvíos para lectores de a pie

Cardiopatía poética

Cada palabra un latido, el silencio entre latidos otra palabra. Un blog de Miguel Lorente Acosta

Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación

Porque cada vez somos más los que queremos cambios y un mundo mucho mejor

Enric Ochoa-Prieto

Pensadlo, y luego olvidadlo.

TORMENTAS DE TINTA

Un blog para soñar, un blog para pensar, un blog para vivir...

Los ángeles también bailan

«Me has conocido en el peor momento de mi vida»

A %d blogueros les gusta esto: